miércoles, 13 de mayo de 2009

SPANISH BOMBS


POR: HELENA ROCÍO ECHEVERRI NAVARRO

Esta canción del grupo The Clash, de Inglaterra, hace un homenaje al valor de los republicanos que lucharon contra los nacionalistas en la guerra civil de España. Escrita por Joe Strummer, menciona varios aspectos importantes como la muerte del poeta Federico García Lorca y nombra también la ciudad de Granada donde se dieron cruentas luchas.





Spanish songs in Andalucía
The shooting sites in the days of '39
Oh, please, leave the ventana open
Federico Lorca is dead and gone
Bullet holes in the cemetery walls
The black cars of the Guardia Civil
Spanish bombs on the Costa Rica
I'm flying in a DC 10 tonight
[Coro]


Spanish bombs, yo te quiero infinito
Yo te quiero, oh mi corazon
Spanish bombs, yo te quiero infinito
Yo te quiero, oh mi corazon
Spanish weeks in my disco casino
The freedom fighters died upon the hill
They sang the red flag
They wore the black one
But after they died it was
Mockingbird Hill
Back home the buses went up
in flashes
The Irish tomb was drenched in blood
Spanish bombs shatter the hotels
My senorita's rose was nipped in the bud

[Coro]

The hillsides ring with "Free the people"
Or can I hear the echo from the days of '39?
With trenches full of poets
The ragged army, fixing'
bayonets to fight the other line
Spanish bombs rock the province
I'm hearing music from another time
Spanish bombs on the Costa Brava
I'm flying in on a DC 10 tonight
Spanish songs in Andalucía,
Mandolina, oh mi corazon
Spanish songs in Granada, oh mi corazon.




ANTECEDENTES Y CONTEXTO
La Guerra Civil española se dio en la primera mitad del siglo XX, entre 1936 y 1939, dejando grandes secuelas que España tardó casi cuarenta años en superar.

La guerra comenzó el 17 de julio de 1936 en la ciudad de Melilla (al norte de África) cuando algunos militares se rebelaron a la II República, al día siguiente otros jefes militares también se rebelaron, pero el levantamiento fracasó en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, etc. El fallo del intento de conquistar estas ciudades se dio por la resistencia del pueblo y su lealtad a la república, sin embargo, en zonas rurales como Sevilla, Córdoba, Granada y Zaragoza los militares triunfaron, éstos se hacían llamar nacionalistas y debido a esto España quedó dividida en dos.

Fueron varias las causas, entre ellas: la radicalización de las ideas, la inexistencia de un diálogo democrático entre las partes, las grandes desigualdades tanto económicas como sociales, los abusos por parte del gobierno en una reforma agraria que no beneficiaba a los campesinos sino a los terratenientes.

Para los países potencia (Alemania, Italia, Gran Bretaña, Rusia) que por aquella época se encontraban en clima de guerra, este conflicto se convirtió en un “laboratorio” donde pudieron probar estrategias y armas.

Alemania, Italia y Portugal prestaron a los nacionalistas mucha ayuda, les dieron créditos externos y cesiones de banqueros, entre otros. Pero para los republicanos, que contaron con el discreto apoyo de la URSS y México, la balanza seguía estando en contra.

“…mientras los nacionales recibieron armamento, equipo y efectivos de las
potencias fascistas, la República solo recibió ayuda importante desde la lejana
URSS y, en mucha menor medida, de México. Las principales democracias occidentales (Gran Bretaña, Francia o los Estados Unidos), no le prestaron ayuda, temerosas de su carácter revolucionario y de un enfrentamiento abierto con Alemania e Italia.”
[1]

Los roces existentes entre las diferentes clases sociales se presentaron como causa latente del estallido de la guerra. Los republicanos estaban conformados mayoritariamente por campesinos, jornaleros, proletarios y clase media, con un fuerte componente de nacionalismo Vasco y Catalán; mientras que los nacionalistas eran terratenientes, clero, burguesía y campesinos propietarios. Se daba también una fuerte lealtad geográfica (afán de defender su zona).

Con el fin del envío de armas a los republicanos por parte de Stalin, éstos quedaron aún más debilitados, y aunque en 1938 Inglaterra había decidido repudiar el envío de ayudas bélicas que hacía Alemania a los nacionalistas, ya era demasiado tarde.

El último bastión republicano, Madrid, fue invadido el 28 de Marzo de 1939 cuando los nacionalistas salieron victoriosos en la batalla del Ebro. El 1 de abril la guerra terminó, dejando al mando al general Francisco Franco, cuyo rival de partido, el general Mola murió durante la guerra. Comenzó así el Franquismo (hasta 1975) época en la cual se eliminó la democracia y la libertad y que sumió a España en un retroceso cultural del que tardaría casi 40 años en recuperarse.

Entre las consecuencias de la guerra civil española pueden contarse la gran cantidad de muertes (más de 150.000 muertos en combate, 400.000 exiliados), la destrucción del patrimonio cultural e histórico (sobretodo el religioso ya que los republicanos dirigían su ira contra las catedrales y demás obras), grandes pérdidas económicas, represión intelectual, hambre y miseria en todo el país, además de la aguda división entre vencedores y vencidos.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada