jueves, 14 de mayo de 2009

BLACK PRESIDENT



La canción Black President es un homenaje que le rinde la reina del pop de Sudáfrica, Brenda Fassie, a Nelson Mandela. Este líder es conocido también como Madiba, un título honorario otorgado por los ancianos de su clan.

POR: ANA MARÍA MARÍN P.


The year 1963
The people's president
Was taken away 
by security men
All dressed in a uniform
The brutality, brutality
Oh, no, my black president

Him and his comrades
Were sentenced to isolation
For many painful years
For many painful years
Many painful years
Of hard labour

They broke ropes
But the spirit was never broken
Never broken
Oh, no, my, my black president

Let us rejoice for our president
Let us sing for our president
Let us pray for our president
Let us sing, let us dance
For Madiba give us freedom

Now in 1990
The people's president
Came out from jail
Raised up his hand and said
'Viva, viva, my people'
He walked the long road
Back, back to freedom
Back, back to freedom
Freedom for my black president

Let us rejoice for our president
Let us sing for our president
Let us pray for our president
Let us sing, let us dance
For Madiba give us freedom

I will die for my presidentI will sing for my president
I will stand and say viva, viva, viva, viva, viva, viva 

ANTECEDENTES Y CONTEXTO DE LA CANCIÓN


El territorio que se conoce como Sudáfrica fue el resultado de disputas entre portugueses, holandeses y británicos por el control de una zona rica en diamantes y oro. 


En este afán colonizador europeo muchas tribus nativas fueron exterminadas. Hacia el año 1910 se conformó la Unión Sudafricana, administrada por Gran Bretaña, pero con cierta autonomía para los Afrikaaners (descendientes de los europeos que se establecieron en el sur de África y que comparten una misma lengua, el afrikaans).


El proceso colonizador y el fortalecimiento de poder político, territorial y económico para los descendientes de europeos conllevó una profunda división frente a la población negra y una segregación racial cada vez más pronunciada. Esta herencia de racismo tuvo su punto culminante en 1948 cuando se consolidó el Partido Nacional (National Party) que congregaba a la población blanca. Este partido ganó las elecciones en una contienda en la que sólo los blancos podían votar y como primera acción de gobierno se implementó el apartheid.


Entre las normas del apartheid (que significa “separación” en afrikaans) estaban la Ley de Clasificación Racial; la Ley de Matrimonios mixtos, que prohibía uniones entre personas de razas diferentes, y la Ley de Áreas, que forzaba a las personas de determinada raza a vivir en zonas designadas. El país se dividió geográficamente entre territorios para blancos y zonas para las demás etnias. Los servicios y lugares públicos estaban divididos: la playas, los parques, los hospitales, los baños, los trenes y buses.  En los hoteles y restaurantes a la población negra sólo se le admitía como servidumbre. La mujer negra era doblemente segregada pues no tenía derechos legales, ni derecho a la educación ni derecho a la propiedad.


Para enfrentar el sistema del apartheid se formaron diversas organizaciones de resistencia que utilizaban la protesta pacífica o la lucha armada.  Uno de los más intensos activistas era Nelson Mandela, líder  del  African National Congress (ANC), un movimiento que utilizó las armas para visibilizar sus reivindicaciones. A comienzos de la década del 60, Mandela y sus compañeros fueron arrestados y sentenciados a cadena perpetua por cargos de sabotaje, terrorismo y traición a la patria.


Nelson Mandela permaneció 27 años en prisión. Durante algunas décadas su causa fue ignorada y olvidada, pero con el paso de los años se conformó un movimiento internacional que clamaba por su liberación y el derrocamiento del apartheid. En el año 1990, bajo el gobierno de F.W. de Klerk, Mandela fue liberado. El líder retomó la dirección de su movimiento y preparó a su gente para que se realizara por primera vez un proceso electoral libre y multiétnico. El poder pacificador de Mandela logró la transición hacia una verdadera democracia donde todas las etnias pudieran empezar a convivir de forma pacífica. 


En 1993 Nelson Mandela obtuvo el premio Nobel de la Paz y en 1994 fue elegido presidente mediante elecciones democráticas para un período de cuatro años. En junio de 2004, a la edad de 85 años, este líder anunció su retiro de la vida pública pero dejó las puertas abiertas para ofrecerle al mundo consejos de paz.


Encuentra la canción en: 

http://www.youtube.com/watch?v=6LU-32tRxLk

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada